ARANS-BUR

COCINEROS DE ILUSIONES

Para nosotros todo empezó cuando desde el Colegio Internacional Campolara y Voluntared-Escuela Diocesana nos ofrecieron la posibilidad de ser “cocineros“ de un nuevo proyecto “Oido cocina”; cocineros de ilusiones, sentimientos, amistades e igualdad.

Como buena receta que se precie, todo se fragua en la cocina y a fuego lento. Para ello es necesario una serie de ingredientes que hay que seleccionar y mezclar para que la receta sea un éxito.

Con forma creativa, esta vez el arte de preparar y cocinar va mas allá: cogeremos una ilusión, la pondremos en un plato bien presentada y se la daremos a la sociedad para que la degusten con TODOS LOS SENTIDOS, “eso es cocinar”.

Nuestros pequeños cocineros echaran todos juntos al puchero los ingredientes necesarios, pondrán la mesa, prepararán el menú y todo estará listo para que los comensales puedan disfrutar de un menú rico variado y realizado con mucha ilusión.

Logo ARANS-BUR

Nuestra vida diaria es una constante fuente de sonidos que nos mantiene en contacto con los demás y el entorno: el despertador, la radio, voces, ruidos, la música, una campana, un sonajero, un cohete, un cascabel… Podemos cerrarlos ojos, pero no podemos cerrar los oídos. ¿IMAGINA CÓMO SERÍA SU REALIDAD SIN SONIDO?

¿Cómo afecta al niño o al adulto la sordera, en su comunicación, su desarrollo intelectual, su carácter, sus conductas, las relaciones interpersonales, el trabajo, la familia, el futuro?…

El consuelo de no saberte solo ante una situación que produce sentimientos tan confusos, poder encontrar respuesta a tanta interrogante, trabajar juntos por un nuevo modelo de futuro y otras metas ilusionantes, es lo que motivó a un puñado de inquietos padres de niños y jóvenes sordos a constituirse en asociación sin ánimo de lucro. Así nació ARANS-BUR en 1977.

Tener a sus hijos cerca de casa, participar en su educación, fueron sus primeros objetivos. De este modo se fueron dando nuevos pasos, y a nuevos tiempos nuevas necesidades; a nuevos problemas, nuevas soluciones. El fin último: la normalización, la calidad de vida, la plena participación, el desarrollo integral del niño, joven y adulto con problemas de audición. Aportando ideas y reclamando la participación de organismos e instituciones públicas y privadas en los campos de la prevención, el diagnóstico, la rehabilitación, la adaptación protésica, la educación, la inserción socio-laboral, la cultura y el ocio. Recibiendo subvenciones de administraciones locales, regionales, nacionales y europeas, firmando convenios y acuerdos de colaboración con ministerios, universidades, hospitales, centros de salud y educación, instituciones y asociaciones. Participando en foros donde se debate el problema de la sordera a nivel nacional e internacional. Investigando y desarrollando nuevos sistemas y técnicas para la supresión de barreras de comunicación.

Esto es la Asociación para la Reeducación Auditiva del Niño Sordo de Burgos. ARANS-BUR.