Conociendo a nuestros CHEFS

Otro día más como espacio de encuentro entre los participantes del Proyecto Oído Cocina, esta vez nos reunimos en Aransbur. Tenemos por delante una jornada muy divertida y creativa.

Van llegando los participantes, tanto de Aransbur como del Colegio Campolara. Además, para esta sesión contamos con un Profesor de la Escuela de Hostelería Oscar y un grupo de sus alumnos, quienes se han animado a colaborar.

Cuando los niños y niñas llegaron se les explicó en qué iba a consistir la actividad de ese día, cuál iba a ser la metodología a seguir y presentaron a los chef que nos acompañarían en esta sesión.

Cada chef se colocó en una mesa, contamos con siete mesas donde se elaboraría un pincho en cada una de ellas con ingredientes y procedimientos diversos; algunos pinchos fríos, otros dulces, otros salados, otros calientes, otros con mezclas de sabores…

Fueron colocándose en las mesas, según les iban indicando. En cada mesa estarían acompañados por un chef, un intérprete de lengua de signos y luego irían rotando con los monitores asignados.

En cada mesa el procedimiento era el mismo, conocer los alimentos en lenguaje de signos, así como el procedimiento de elaboración del pincho y después de 7-8 minutos rotábamos a la siguiente mesa.

Cuando todos habíamos pasado por todas las mesas, nos quedábamos en la última, allí elaborarían un pincho con plastilina, teniendo en cuenta los ingredientes principales de esa mesa.

 

cocineros

En este momento es donde nos tocó agudizar el ingenio, potenciar al máximo la creatividad y ponerse manos a la obra para realizar un pincho rico, con buena presentación y original. Parecía todo una muestra de colores y formas, incluso nuevos ingredientes que venían a recrear el pincho propuesto por nuestros chefs.

bubi

Finalmente, terminado el tiempo para la elaboración del pincho, rellenamos las tarjetas: cocinero, grupo, nombre del pincho y presentación del plato. Es hora de reflexión para los chefs, de cada mesa eligen a un ganador y este pincho ganador, será el que se elabore para la cena fría que tendrá lugar el último día de encuentro del proyecto.

Fue una sesión llena de color, ilusión, retos y mucha mucha creatividad, poniendo en acción algunos de nuestros sentidos.